El peso de la ley

Ayer vi una sombra alejarse en la escena de un crimen. No la reconocí. La vista me empieza a fallar pero mi olfato jamás comete un error. En cuanto lleguen los sospechosos a la comisaría seguro que lo identifico. A un sabueso como yo nunca se le escapa un criminal.

-.-

(Publicado en 50 Palabras)