Te haré mi reina

El miedo y el malestar que invadían el gran salón desaparecerían si él renunciaba, pero no estaba dispuesto a hacerlo. Señaló con su cetro dorado a una bella joven que estaba entre el gentío. La muchacha se aproximó en silencio y se tumbó a sus pies en señal de veneración. En aquel preciso instante decidió que la haría su reina. «Todo rey necesita una reina, sobre todo después de eliminar a la anterior familia real», proclamó feliz.

-.-

Microrrelato que participa en el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s