Empezar otro nuevo curso

Cada año, al empezar un nuevo curso mi madre me compraba una goma de borrar; siempre era una Milán, rectangular, perfecta, impoluta. Pero al acabar el curso, mi Milán tenía una forma redondeada, con sus filos desgastados y la suciedad impresa en su cuerpo.

El año que te conocí yo también me sentía esbelta, perfecta, impoluta; sin embargo, ahora busco la manera de borrar tus recuerdos. Me dejaste con la mente y el cuerpo desgastados, con la suciedad de tus manos impresa en mi piel.

Tal vez mañana vaya a la papelería y me compre una nueva Milán; quizás así logre sentirme otra vez una mujer digna de cariño, una mujer con derecho a empezar un nuevo curso.

(Para El Bic Naranja – Viernes Creativo)

10 pensamientos en “Empezar otro nuevo curso

  1. Me ha encandilado. Creo que en parte por la nostalgia de comenzar los cursos con la «milán» nueva o por la metáfora doble: goma para borrar malos trances y lo nuevo y viejo de la vida de la goma.
    O quizá por esa frase final contundente como un martillo de guerra.

    Le gusta a 1 persona

    • La frase final, Francisco. resume todo el microrrelato. Todo el mundo tiene derecho a poder empezar un nuevo curso, una nueva vida.
      Gracias por acompañarme un día más con tu lectura y tu comentarios.
      Siempre me alegra que te gusten mis micros.
      Un beso.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s