La bondad de mis palabras

Ven a mis brazos, querida. Descubre que no soy la persona que tú conociste. Quita los vaporosos velos que un día nos separaron y vuelve a mí.

La cárcel me ha cambiado. No soy el mismo que era. Ya no pienso en matarte. Tan sólo pienso en amarte.

Sé que no crees en la bondad de mis palabras. Todo el mundo te dice que no me creas. Pero sé que en el fondo de tu corazón todavía me amas.

Volverás a mí, tarde o temprano. Ya verás como sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s